El peróxido de hidrógeno (H2O2) es una solución acuosa que se suele emplear para la fabricación de cosméticos, como blanqueante para el algodón o incluso, como combustible para cohetes. Otro de sus usos es como limpiador y desinfectante de lentes de contacto blandas (incluídas las lentillas de hidrogel de silicona) y duras. Las soluciones de peróxido de hidrógeno suelen recomendarse a aquellas personas que utilizan lentillas y padecen de sequedad ocular.

¿Qué es el peróxido de hidrógeno ?

Este líquido multiuso limpia y desinfecta las lentes de contacto rompiendo y eliminando las proteínas y depósitos de grasa que han podido quedar atrapado en las lentillas. A diferencia de las soluciones multiuso, los líquidos de peróxido penetran en la biopelícula microbiana y eliminan las bacterias dañinas matando los microbios y demás microorganismos que pueden encontrarse presentes.

¿Son aptas todas las lentillas para está solución?

No. Las soluciones de peróxido de hidrógeno están diseñadas para lentillas blandas (incluídas las formuladas a base de hidrogel de silicona). Aunque algunas soluciones de este tipo se pueden emplear con lentillas duras. Siempre y antes de usarlas, debemos consultar las instrucciones del fabricante para determinar si nuestras lentillas son compatibles con una solución de peróxido de hidrógeno.

Peligros del peróxido de hidrógeno

Esta solución es buena para limpiar y desinfectar lentillas pero no es un líquido recomendado para el uso diario o almacenamiento de las lentillas. De hecho, las lentes no pueden entrar en contacto con los ojos cuando el líquido no está neutralizado, es decir, antes de unas 6 horas desde su aplicación.

Es muy importante respetar siempre las instrucciones de usos y los tiempos marcados por el fabricante para no provocar problemas de salud en los ojos.

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda