Si has optado por utilizar lentillas para corregir tus problemas de visión es importante que aprendas a colocarlas correctamente de forma sencilla y segura. Teniendo en cuenta unos simples trucos y manteniendo una correcta higiene, tu experiencia con las lentillas será casi olvidar que las llevas puestas.

  1. Lo primero y primordial es lavarse bien las manos antes de colocar o quitar las lentillas. Cuando colocamos las lentillas nuestro dedo estará en contacto directo con la superficie de la lentilla que vamos a colocar en el ojo, además de tocar la zona del párpado, por tanto, las manos y los dedos deben estar bien limpios. Tened también la precaución de utilizar para el secado de manos una toalla que no suelte pelusas que puedan acabar en nuestro ojo.
  2. Si tan importante es la higiene de manos, también lo es la limpieza de la lentilla y su higienización. Antes de colocar nuestras lentillas debemos asegurarnos que estén limpias. Para ello debemos de utilizar un líquido limpiador compatible con nuestras lentillas y utilizar los recipientes adecuados (contenedores de lentillas). Aunque los botes de limpiador de lentillas suelen tener formatos grandes, recuerda que puedes comprar también packs y kits de viaje más pequeños y sobres monodosis de limpiador de lentillas.
  3. Si utilizamos cremas hidratantes o nos maquillamos, es recomendable colocar las lentillas antes de aplicar la crema u otro producto cosmético, tanto en los ojos como del resto de la cara. La finalidad es evitar que la lentilla arrastre ningún producto que pueda irritar nuestros ojos. También, si la lentilla se ensucia, la visión no será correcta.
  4. Cuando saques la lentilla del contenedor o de su paquete asegúrate de que está en el sentido correcto. Debe tener forma de copa, si está aplanada es que está al revés, simplemente dale la vuelta utilizando el dedo limpio.
  5. Las lentillas tendrán la graduación específica de cada ojo. Asegúrate de que usas la adecuada para el ojo derecho, con su graduación correcta, y lo mismo para el izquierdo. Si no quieres estar continuamente mirando y pensando, te recomendamos que sigas una rutina concreta empezando siempre por el mismo ojo.
  6. Comprobar siempre antes de ponerte las lentillas que estén en buen estado, nunca debes utilizar una lentilla rota. Siempre os recomendamos que intentéis no estar justos de lentillas. Es muy fácil realizar un pedido en vuestro proveedor habitual de lentillas.
  7. Utiliza tus dedos índice, corazón y pulgar de la mano dominante para colocar tus lentillas en el ojo. Una vez colocada cierra el ojo brevemente para que se ajuste bien.

Si sigues estos simples pero importantes consejos podrás disfrutar de la libertad que te proporcionan las lentillas con la máxima seguridad y evitando otros problemas en tus ojos (infecciones, heridas, conjuntivitis, etc.).

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda