Usar lentillas es muy común hoy en día. Y es que la verdad que utilizar las lentillas facilita mucho la realización de ciertas actividades de tu día a día. Pero cuando se empiezan a utilizar las lentillas puede resultar un mundo el hecho de ponérselas, pero sobre todo de quitárselas. Por eso, queremos contarte cómo puedes quitarte las lentillas de una forma fácil  sin el peligro de que te vayas a saltar un ojo ¡Toma nota!

  • Antes de empezar a quitarte las lentillas prepara muy bien el estuche donde guardarás tus lentillas y llena de líquido de lentillas nuevo. Recuerda que el líquido de mantenimiento de las lentillas hay que cambiarlo cada vez que vayas a guardar las lentillas.
  • Una vez preparado el estuche de tus lentillas, lávate muy bien las manos antes de comenzar a quitártelas ya que en los dedos tenemos millones de microorganismos que pueden provocarte infecciones en tu ojo. Una vez lavadas las manos, sécalas muy bien. Te recomendamos que si estás empezando en esto de ponerte y quitarte las lentillas, lleves las uñas cortas. Una vez que ya tengas práctica puedes llevarlas largas.

Técnica para quitarse las lentillas

Llegó el momento de quitarte las lentillas. Colócate frente a un espejo antes de empezar y empieza siempre por el mismo ojo.

  • Mira hacia arriba.
  • Sin bajar la mirada, con el dedo corazón, tira del párpado inferior hacia abajo.
  • Con el dedo índice empuja la lentilla hacía la parte blanca del ojo.
  • Una vez tengas la lentilla, con la ayuda del pulgar pellizca suavemente para retirar la lentilla con cuidado de no doblarla.
  • Colócate la lentilla en la palma de tu otra mano y empieza a limpiarla para guardarla.
  • Realiza la misma técnica para retirar tu lentilla del otro ojo.

Ya ves que no es tan complicado como parece en un principio, es cuestión de práctica.

0
    0
    Carrito
    Tu carrito está vacíoVolver a la tienda